Consideraciones a saber sobre challas en meiggs

Cecilia y José Alfredo [Fuentes] fueron las figuras juveniles más importantes, para la gente más adulta estaba Palmenia Pizarro y como Fanfarria la Sonora Palacios. Todavía Lucho Barrios, ellos siempre encabezaban los elencos. Si no iba individualidad de ellos, Cuadro difícil llenar, pero en el Palace siempre la reventábamos con el show. Se reventaba, porque los tremendos elencos no eran para Melipilla. Si hacíamos una función a las ocho de la Confusión la gente bajaba en carreta, a heroína, en pullman, en biciclo, como fuera lo hacía para ir a ver a sus artistas. Nosotros llegábamos temprano y teníamos entrevistas con los artistas en la Radiodifusión, lo que Cuadro una respaldo ahí, porque la radio Serrano llegaba a toda la región e iba Familia hasta de Santiago, porque de repente esos espectáculos no los presentábamos en Santiago. Era una época maravillosa. El trajín y movimiento en días del Súper Show 007 Bancal frenético y de eso atestiguaban los empleados de la fuente de soda Palace. Raudos debían presentarse con las solicitudes alimenticias de las figuras, apuradas tras la presentación de los cantantes que hacían de teloneros. Y como en ese tiempo los ídolos nacionales gozaban de la misma popularidad que los venidos del extranjero, el nerviosismo era total y causaba desaguisados. Una de las empleadas del negocio, en una ocasión, emocionada porque iba a ver al Pollo Fuentes, tropezó con el sándwich que llevaba en la mano. Frente a la desesperación, recogió los trozos dispersos y con el rostro ruborizado se lo entregó. Está bueno, le dijo el Pollo, que ignoraba los caminos transitados por su sándwich. El show del 007 terminaba habitualmente alrededor de la una de la alba. Muchos de quienes actuaban, cansados de tanto movimiento, pasaban al pequeño Particular de la señO Alicia y pedían que bajaran la reja para poder estar tranquilos. Los

Todavía ban miembros de la colonia que pagaran sus cuotas, Ganadorí podían acceder a bailes, conciertos, pequeñVencedor comedias, y tenían la posibilidad de formar una estudiantina o un cuadro estético. Las niñFigura eran llevadas donde la profesora Aída Vega, quien daba clases de piano. Los trabajadores, en tanto, se organizaban en gremios y el tifus se expandía por doquier; la biblioteca popular, recientemente creada, respondía a la relevancia de la literatura en la comuna. Todas las ediciones de los periódicos melipillanos de la época incluían poemas de autores con seudónimos como Soledad del Campo, Juan de Castro, Juan Vestal, Anjela de Balzanc, A. H. y Julio del Río, entre otros. No sucedía lo mismo con la pintura, que escasamente tenía presencia con exposiciones en la comuna, generando un doble placer que se repetiría con los abriles: la queja de que en Melipilla no se hace carencia estético y la poca concurrencia de divulgado cuando sí se hacía. Luego La Pueblo se preguntaba sobre esta situación en Muchos se quejan de que en Melipilla no hai una sala de pinturas o exposición de cuadros (...) pero cuando nuestros artistas se esfuerzan en sus trabajitos para organizarla i poder, de este modo, ganarse algunos cobres, mui pocos son los que acuden a ellos, encontrándose muchas veces los salones desiertos. A qué se debe esto? A que nuestro público es muchas veces frívolo a estas notas de arte que presentan gran cultura 107. El Teatro Alhambra distaba de ser un palacio sería embajador de Ají en Portugal. 107 La Pueblo, 13 de septiembre de

, en un equipo donde Óleo Barrientos, Toya Pinto, Arturo Moya Grau y otros trece integrantes prestaban sus voces y capacidades actorales para topar vida al día a día en la pensión de don Celedonio. El éxito de este nuevo formato de historias fue un batacazo. No era necesario entender observar, llegaba a miles de personas y las historias captaban la total atención de una audiencia que a la hora de desayuno aguzaba el pabellón para conocer las novedades de un nuevo episodio. Los temas eran los mismos de folletines y novelas por entrega que se vendían por la época y estaban relacionados con dramas protagonizados por mujeres engañadas, madres sufrientes, hijos robados o perdidos, trastorno, ceguera, trampas, mundos donde se encontraban ricos y pobres, donde se enfrentaban buenos y malos. También eran leitmotiv de los radioteatros el apego, la conquista, el humor, las anécdotas de la vida diaria, en narraciones muy similares a las que luego popularizarían las telenovelas. Como Cuadro de esperar, el radioteatro creció y a Hogar, dulce hogar! se le sumaron otras como El Derecho de Manar, Residencial La Pichanga, Radiotanda ; y las más terroríficas El Doctor Mortis y La Tercera Oreja. El éxito inmediato llevó a que estas series se convirtieran prácticamente en cadenas nacionales y los actores y actrices se presentaran en persona en teatros de Santiago y de provincias. Pero no lo harían en cualquier vencimiento. En sus giras por el país pondrían en escena el último capítulo de la temporada, convirtiendo esos espectáculos en sucesos de un impacto muy superior al del teatro tradicional. Y Triunfadorí sucedió en Melipilla. Arturo (coord.), La Radiodifusión en Iberoamérica. Cambio, dictamen y prospectiva, Zamora, España, Comunicación Social Ediciones y Publicaciones, 2007, pp

57 pesos, contraído en la Delegación municipal inicial, en una obra que le diera capital lícitamente para remunerar este préstamo y sus intereses 155, Triunfadorí como para hacer caja a futuro. La segunda, tiene que ver con que se trató de una donación hecha por la familia De la Presa por expresa petición de su patriarca, Juan Manuel de la Presa, cautelando que siempre se mantuviera para fines culturales 156. No obstante, los referencias 157 son contundentes para indicar que la primera es la más adecuada a lo ocurrido en esos abriles. Y sobre la razón que tuvo Manuela García de la Presa para vender, el docente Mario Alvear Jarpa, nacido lícitamente en 1935, sostiene la exposición de que ella pasaba por problemas económicos. Pienso que doña Manuela García de la Presa no estaba atravesando un buen momento crematístico cuando decidió entregar el Teatro Serrano (...) el municipio, presidido por don Rafael Morandé Campino y demás regidores, no podían ignorar que no había ningún ciudadano en condiciones de objetar frente a la ofrecimiento, y la vida mundana de los ricos agricultores giraba en torno a los salones de la haber. A sabiendas, me imagino, procedieron a regatear. Ofrecieron doscientos treinta, que la señAhora se apresuró en aceptar Revista Melipilla al Día, 27 de noviembre de Esta tesis es defendida por la familia De la Presa y se mantuvo durante años como la verdad oficial. En opinión de Mario Alvear, la narración fue difundida por el periodista Víctor Marín. Guiado por este comentario, Alvear revisó libros de donaciones entre los años 1930 y 1940, pero no recibidoró ausencia, lo que sumado a los documentos de compraventa, lo hicieron entender que la figura de la donación se emparentaba con la de traicionar poco de gran valía a un precio mucho pequeño, lo que usualmente se usa para opinar no lo vendió, lo regaló. 157 Escritura de compraventa de la propiedad del Teatro Serrano guardada en el archivero a fojas 881, núsolo 661 del sexto bimestre de 1935, frente a el notario notorio Julio Villarroel Mora.

7 Chunchos La palabra Chuncho en Aymara denomina al habitante de la selva. Los habitantes del Altiplano, cuando en las tardes amenaza la tormenta, o luego que ella ha cesado, dicen: Los Chunchos están peleando. Ellos manifiestan la creencia que la zona uruguayo del Altiplano, es proponer, la zona selvática, está habitada por Chunchos, quienes viven en constante lucha unos con otros, lo cual tiene su origen en los manglares tropicales de la Amazonía Americana, habitados por tribus nómades que viven o vivieron en lucha frecuente.

Si continúTriunfador navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o perfectamente conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies. Cerrar

To ensure the functioning of the site, we use cookies. We share information about your activities on the site with our partners and Google partners: social networks and companies engaged in advertising and web analytics.

Por este cloruro sódicoón de calle Serrano pasaron las compañíFigura del castellano Juan Robles Vega, integrado por Manolita Silles y Carideo González, en septiembre de 1928; el conjunto de variedades de Nemesio Martínez, con couplets, sainetes, monólogos y sketchs, en 1930; mismo año en que volvió a Melipilla Pepe Rojas. Dos años luego, visitó la ciudad la compañía Campos Huidobro con la representación Pasión Criolla, de Nicanor de la Sotta y La Arnés Vacía, de Armando Moock. Estas representaciones tenían éxito, mas el cinematógrafo ocupaba la mayor cantidad de tiempo del Esmeralda. Los viernes populares iban admisiblemente, el equipo sonoro funcionaba, el cine sonaba y atraía con su programación variada de cowboys, dramas, comedias, aventuras y guerras. La Fiesta de la Primavera de 1932 brindaba regocijo con una rico programación y una velada bufa que reunió bailes rusos, danzas orientales, monólogos cómicos y un tenor en decorado. Todo el mundo, tras este acto, estaba invitado al Hotel 21 de Mayo para un gran bailete. Irían los de siempre a este hotel, que por décadas sería individualidad de los centros sociales de la comunidad melipillana, con su cancha de bolas, sus reuniones políticas y sociales y su generosa mostrador. Irían todos con la conciencia de que esa fiesta de la primavera festejada en diciembre, al filo del año nuevo, sería la última en el Esmeralda. Luego Cuadro de notorio conocimiento que la Empresa Presa y Cía. amotinaría un teatro en la Plaza de Armas por un total de $ pesos. De forma oblicua, la comuna lograba un anhelo atesorado en lo más profundo de sus ambiciones. Y lo construiría la grupo más importante de la colonia española en Melipilla. Esto es, precisamente, lo que se presenta en el próximo capítulo, el origen de un teatro que es vicario de esta iniciativa

Imparcialmente viajando a la Casa de campo Región, Miguel falleció y dejó en el muchacho melipillano la huella de un camino exitoso. Galleguillos se había criado incluso escuchando música en inglés, pero se interesó por la música chilena y aún por las rancheras, a cuyos cantantes como Miguel Aceves MejíGanador y Antonio Aguilar, veía en las funciones del Teatro Serrano para después cantarlas en el barriada. Yo en el Serrano tuve el placer de ver a Los Iracundos, actuaron ahí los primeros Iracundos, y así sucesivamente, shows que me marcaron porque eran diferentes a los que venían acá. Unido al también melipillano Jorge Halabí, fue representante del canto que por esos díGanador creaba declaradas vocaciones de subirse una y otra vez a los escenarios encantando multitudes. Milenko, un veinteañero, gozaba para inicios de los 70 de cierto inspección nacional En el interior del medio televisivo y radial. Su caracterización de Cíngaro lo ponía en buena posición en el pequeño star system criollo. Estaba ahí, vivió todo ese movimiento desde adentro y cumplía admisiblemente, no desentonaba para falta. El poder de sus cantos los llevó a ser parte de la partida de Arriagada. El día que Milenko actuó en su tierra nativo, siendo parte del mejor espectáculo del país, es poco que nunca pudo olvidar. Partían de gira por Chile, Argentina y Perú, y desde las 10:30 horas de la mañana del domingo 7 de junio de 1970 todas las butacas estuvieron llenas de un manifiesto ansioso, sensación compartida por Milenko. Había estado en radio Corporación, en Radiodifusión Chilena, pero esto Cuadro específico, quizás Cuadro el ámbito de conocido y todo el entorno que lo consagraba. Quizás era estar

Otras versiones aseguran que estos bailes son traídos de las tradiciones españolas (corpus cristi) en las celebraciones donde Arcángel Santo Miguel derrota al mal; por tanto se podría afirmar que este bailoteo no es totalmente originario de Bolivia, pero sí nacen allí las modificaciones necesarias para adivinar origen a las actuales Diabladas. De esta forma se constituye como singular de los grandes bailes del sector andino en Militar. En Ají esta danza religiosa llega a desde Oruro, aproximadamente en el año 1952, con ocasión de la fiesta de Nuestra señora del Carmen del La Tirana, aniversario en que fue invitada la Diablada ferroviaria procedente de Oruro. Después, don Gregorio Ordenes crea en Iquique la Primera Diablada de los siervos de María o Diablada del Goyo. Con el tiempo se han extendido las diabladas por distintas regiones del país (desde Arica a la región Metropolitana) y unido a esto, la danza ha incorporado características locales y regionales.

Tras ello, los menores se dirigieron al Palace. En las aledaños, los esperaba un desfile de abrigos de piel que los niños de la cuadra se sorprendían de ver. El gran pantalla, erguido al borde de un canal, se transformó esa tarde en un castillo de la inscripción sociedad Específico entre aqui que esperaba sentada cuando la fila de cabezas rubias subió al decorado. El divulgado, silente, escuchó las tres partes de un espectáculo donde interpretaron obras de Schubert, Mozart, canciones folklóricas austríacas y alemanas. La impresión de los asistentes no pudo ser mejor reflejada por el diario Específico: Con este espectáculo, Melipilla se pone al nivel de las grandes ciudades del mundo 260. Es que la ciudad tenía aspiraciones y el país todavía poseía las suyas. Un poco exageradas, ciertamente, porque el club melipillano Ignacio Serrano anunciaba su interés en contratar a Leonel Sánchez y Rubén Marcos 261, y Colo Colo decía encontrarse ad portas de enrolar a Pelé en su equipo. Falta raro en el contexto de un chauvinismo de las dictaduras latinoamericanas, que contrastaba con la crisis económica producto del alza del petróleo y la caída del dólar. Fueron díFigura en que irrumpieron los Chicago Boys y se inició la implantación de un nuevo doctrina financiero para Pimiento con el inauguración del Software de Empleo Imperceptible 262, que contrataba mano de obra baratura para 260 El Labrador, 11 de mayo de Jugadores del equipo de fútbol de la Universidad de Pimiento, conocido como el Ballet Azur y de la selección chilena. 262 Instaurado en 1974, al inicio de la dictadura, el PEM (Aplicación de Empleo Insignificante) se extendió durante casi todo el resto del régimen. Se estima que los sueldos de los trabajadores adscritos al PEM no alcanzaban a un salario exiguo de esos abriles. Encima, no está claro si siempre se les pagó derechos previsionales o seguro de Vitalidad a

Solamente gozaba de cierta relevancia por sus predios agrícolas, como gran parte de Pimiento. Aunque no por eso la devastación sería baladí: murieron 55 personas 50. La ciudad de Melipilla con una población de habitantes y formada por calles rectas, se destruyó casi por completo. De los 631 edificios que forman la población, cien quedaron en completo estado de destrucción, 200 con cincuenta por ciento de pérdidas y el resto en una tercera parte destruídos. Todos los edificios públicos, especialmente la calabozo, el que ocupaba la gobernación, el hospital y 50 Sumando las localidades de Melipilla, Pomaire, Pahuilmo, San Antonio, Lo Alpargata, Carmen de Las Rosas y otros puntos. 33

77 pre cabal. En el intermedio ellos se iban a comer al Capri. Ahí yo les preguntaba cosas. El Hugo Lagos, de los hermanos Lagos, muy conocido porque fue el primero en tocar Adiós al Séptimo de Línea, me enseñó a tocar el arpa, a poner los dedos. El deseo de Contreras se hizo verdad, logrando convertirse en un destacado arpista y luthier de dicho utensilio. Con su folklore recorrió el país decenas de veces, fuera en escenarios de teatros o salones, o en carpas de circo que iban desde el frío de Puerto Montt hasta el desierto del ideal conspicuo. Pero antaño de sus periplos nacionales y cuando aún Cuadro un muchacha que gustaba de su posición en la boletería, fue refrendador del éxito del radioteatro Hogar, Dulce Hogar!, que en 1955 agotó con díFigura de delantera las aposentaduríGanador. Anunciado como un formidable acontecimiento bello el equipo dirigido por Eduardo de Calixto incluía a Marta Pizarro, Mario Rebolledo, María Valdés, Marta Charlín, María Godoy, Elga Cristina y Blanca Arce. El paso de figuras de la radio no se detendría ahí. En 1956 Melipilla vería a la otrora voz principal de Los Panchos, Raúl Shaw Atezado, acompañado por su Conjunto Los Peregrinos, en dos shows que tuvieron asimismo el humor de Los Caporales y la voz de Guadalupe del Carmen, destino máxima de la canción mexicana. Durante el mismo año asimismo sucederían por la ciudad Los Hermanos Campos, Eduardo de Calixto y su compañía con la obra Celedonio se Divorcia, Encima del show de Ésta es la fiesta chilena con el sainete Hilario, alcalde Pichi pichi y la música del popular dúo María Inés. Y en noviembre, desde Radiodifusión La Cooperativa Vitalicia, unidad de los principales radioteatros como Residencial La Pichanga puso en escena Con el bautizo de la guagüita del Pa tras P adelante.

Y había un último creador, individuo que marcaría todo el siglo XX y que sería el corazón de la construcción de teatros: el principio del cinematógrafo y su instalación en Chile. La irrupción del cinematógrafo y su recibimiento en Melipilla En Francia, específicamente en el subterráneo del salón Indio del Gran Café, ubicado en el N 14 del Boulevard des Capucines de la ciudad de Equivalenteís, los hermanos Louis y Auguste Lumière proyectaron durante 30 minutos imágenes en movimiento, con vela y personas vivas en una tela en que transcurría la vida misma. Los hermanos Lumière iniciaban y mostraban en diciembre de 1895 a 33 afortunados lo que más Delante se conocería como cine e inundaría galpones, teatros, salas y biógrafos 78. Ají no durar mucho tiempoía en ser parte de este extraño invento y un año después se proyectaron en una sala del Teatro Unión Central, de Santiago, las cintas Salida de los Obreros de la Manufactura, El Regador Regado, Llegada del Tren a la Ciudad, entre otros registros de un minuto y medio 79. La novedad impactó a la sociedad santiaguina y porteña, que para los primeros abriles de 1900 se habituaría a presenciar estas cortas proyecciones en 78 Explican Mouesca y Orellana que con el nombre de biógrafo comenzaron a conocerse las salas de exhibición de películas y del género cinematográfico en sí, denominación que fue habitual hasta los primaveras 40 en el país. Al respecto: Mouesca, J. & Orellana, C., Cinematógrafo y Memoria del Siglo XX, Santiago de Pimiento, LOM ediciones, 1998, p En el Teatro Unión Central, en el año 1896, se transmitieron los primeros filmes de los hermanos Lumière. Al respecto: op. cit. Mouesca & Orellana, p

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15

Comments on “Consideraciones a saber sobre challas en meiggs”

Leave a Reply

Gravatar